SIETE MANERAS DE AHORRAR ENERGÍA

ahorrar

Estos consejos nos ayudarán a cuidar nuestro medio ambiente y economía.

1.- Aprovechar la luz natural y maximizar la artificial

Pintar las paredes de colores claros ayuda a reflejar mejor la luz natural y permite ahorrar un 5% de luz artificial. Ubicar los escritorios junto a una ventana para trabajar o estudiar con luz natural también es una buena idea de ahorro. Las lámparas deben estar ubicadas directamente en el lugar que se quiere iluminar: por ejemplo, una lámpara de escritorio de 40 watts ilumina mejor que una de 200 instalada en el techo. También es buena idea poner luminarias en rincones; así reflejan más luz que cuando están en el centro de un muro. Y, por supuesto, limpiar las ampolletas para que el polvo no atrape la luz.

2.- Ampolletas y dimmers

Las ampolletas eficientes consumen 80% menos energía que las tradicionales y duran 8 veces más. Se ha calculado que si en todas las casas de Estados Unidos se sustituyeran la ampolletas tradicionales por las de ahorro de energía, la contaminación que se evitaría es equivalente a la que producen un millón de autos en las calles. Los dimmers también son de gran ayuda al momento de ahorrar, porque permiten adaptar la cantidad de luz a las necesidades reales de cada habitación y momento.

3.- El refrigerador

No todos los refrigeradores consumen la misma cantidad de energía eléctrica. Los que tienen máquina de hielo gastan un 20% más, mientras que los más eficientes son los que tienen etiquetado energético de clases A, A+ o A++. Para que el refrigerador gaste menos electricidad, debe ubicarse en un lugar sin sol, lejos de radiadores u otro sistema de calefacción. La máxima eficiencia se produce con el congelador lleno y a -18 °C y la zona de refrigeración ocupando ¾ de su capacidad, con el termostato ajustado a 6 °C. Si no tiene suficiente comida para esto, complete con botellas de plástico llenas de agua. Por último, es importante abrir la puerta el mínimo posible de veces, y comprobar que las gomas sellen bien al cerrarla. Una buena manera de comprobar esto es colocar un papel al cerrarla; si se cae, hay que cambiar las gomas o el imán.

4.- Desenchufar

Los aparatos eléctricos consumen energía al estar enchufados, aunque estén apagados. El reloj digital del microondas, por ejemplo, sigue funcionando y consume una cantidad de energía similar a la que requiere el horno para calentar un plato de comida. Otro caso: el cargador de celular consume 5 W por hora, por eso suele estar caliente cuando se deja enchufado. Lo ideal es vincular los aparatos en un alargador con cortacorriente: esto evita tener que andar desenchufándolos todos y reduce el gasto de energía eléctrica entre un 15 y un 20%.

5.- La TV

Para reducir el consumo de electricidad de estos aparatos, reduzca el brillo de la pantalla. Algo tan simple permite ahorrar entre un 30 y un 50% de energía. El tamaño también importa: los televisores de 20 pulgadas utilizan hasta 10 veces menos luz que los de 50 pulgadas.

6.- Apagar lo que no se está usando

Una investigación llevada a cabo en California señaló que la mayoría de los hogares tienen encendidos 19 electrodomésticos a la vez, sin que estén siendo utilizados. Apagarlos puede reducir la cuenta de la luz hasta en un 10%. Dejar el computador encendido durante la noche, por ejemplo, gasta tanta energía como imprimir 800 hojas en una impresora láser.

7.- Lavar y secar ropa

Lavar la ropa con carga completa y agua fría, ahorra un 40% de energía. Tender la ropa (de preferencia en las mañanas para aprovechar la luz solar) en vez de usar la secadora es bueno: la secadora es uno de los electrodomésticos que más electricidad consumen y genera 3 kg de gases de efecto invernadero en cada secado. Si de todas maneras va a usar la secadora, recuerda siempre estrujar la ropa antes.